En muchas ocasiones es posible leer en distintas páginas que las videntes con las que te consultas provienen de familias de videntes. Y es que, si bien es cierto, la videncia es algo tácito que no pueda medirse o estudiarse; es muy común que este don se dé en generaciones sucesivas de una misma familia. 

La videncia se puede practicar de generación en generación dentro de una familia con el don natural. Es, de hecho, en estos casos donde los videntes jóvenes reciben la atención y los consejos necesarios para desarrollar sus habilidades esotéricas de ver más allá de lo común, convirtiéndose en excelentes en su labor de percibir las energías y comunicar los mensajes del Universo para ayudar a otras personas a solucionar sus problemas.

Cuando un niño percibe que es diferente y que tiene la capacidad de tener visiones, de conectarse con el universo, de observar acontecimientos que aún no han ocurrido, pero que ocurrirán; se puede sentir intranquilo o asustado. Es en este momento, donde acude a su madre o su abuela que son clarividentes y le brindan las herramientas que requiere para aprender a controlar sus visiones y a canalizar toda la energía que recibe; ya que se trata de algo totalmente normal es una familia de videntes.

Aunque es más común ver que el don de la videncia es heredado entre las mujeres de la familia, también existen hombres con estas cualidades de canalizar energías del mundo espiritual. La videncia no se trata de algo exclusivo en mujeres, pero sí es exclusivo en un número reducido de personas; pues no todo el mundo, ni todo el que quiere es capaz de desarrollar el don de ser vidente.

¿La Videncia se Hereda?

El don de la clarividencia, como se mencionó anteriormente, puede pasar de generación en generación en una familia. Es muy común que una vidente provenga de una madre poseedora también de dicho don y que, a su vez, esta venga de otra clarividente. Por lo cual, se podría decir que la videncia sí se hereda.

familiavidentes Familia de Videntes

Aunque no se puede demostrar científicamente que la videncia es algo heredable, que forma parte de la genética de una familia, se conocen un gran número de casos de familias de videntes. Es decir, por ejemplo, donde la bisabuela fue la primera en presentar el don de la videncia y desde entonces, todos o la mayoría de sus descendientes han nacido con las mismas cualidades.

Esto no quiere decir que si una persona no tiene antepasados con el don de la videncia, no pueda ser vidente. Puede ocurrir que alguien sea el primero de su familia en adquirir la característica de ver, sentir, percibir energías y señales del mundo esotérico o espiritual. Entonces, este podrá heredar su don a sus descendientes o tal vez no, todo dependerá de lo que elija el destino para su familia.

¿Quieres saber si posees el Don de la Videncia?

Normalmente, las videntes de verdad nacen con el don de la clarividencia, ya sea porque lo heredan de sus antepasados o porque son las primeras en su familia en desarrollarlo. Si posees el don de la videncia, no será difícil saberlo, de hecho, ya debes tener algunas señales. Algo en ti, te debe decir que no eres igual al resto, que cuentas con cualidades que te permiten hacer cosas que no todo el mundo puede. 

Los videntes de nacimiento, empiezan a tener visiones desde que tienen uso de razón. Desde que son muy pequeños, los niños videntes son capaces de recibir corrientes de energía que fluyen desde el Universo y a través de ellos mismos. Esto empieza con señales sutiles, como sueños, sensaciones o pequeñas visiones de acontecimientos futuros. Esto a veces confunde y asusta a los niños, por lo que es importante orientarlos, ayudarlos para que aprendan a controlarse.

Sin embargo, si esto te paso, la falta de conocimiento pudo haberte asustado, provocando que te alejaras de tu destino como clarividente. Si fue así, es hora de redescubrirte. No temas, pon en práctica tu maravilloso don de la videncia y ayuda a otras personas a conseguir la luz que su vida requiere, a encontrar la paz que su alma merece. Si la pregunta de “¿puedo yo poseer el don de la videncia?” surgió en tu mente, debe ser porque recibiste alguna señal importante que te está diciendo que este es tu camino, que debes sumergirte en él para que cumplas tu misión en este mundo.

¿Cómo Despertar tu Don Clarividente?

Antes de responder esta pregunta, es importante recordar que si no posees el don natural de la videncia, desarrollarlo es algo complicado por no decir que es casi imposible. Así que, debes tener algo que te indique que eres un clarividente real de nacimiento. Algunos sueños que hayas tenido, señales, visiones, entre otras cosas.

Dicho esto, para despertar tu Don de clarividente necesitas con tres principales características: precognición, videncia y canalización de la energía. 

  • La precognición es la capacidad de conocer acontecimientos futuros antes de que sucedan, sin necesidad de alguna información adquirida en el presente que pueda darte una pista.
  • La videncia es la capacidad que poseen ciertas personas de percibir, extrasensorialmente, información de acontecimientos futuros o pasados, pero desconocidos por ellas mismas. Estos sujetos son capaces de ver la dimensión espiritual.
  • Al tener precognición y videncia, una persona tiene el Don de atraer las energías del Universo hacia su mente y cuerpo. Para ser una buena vidente, debes ser capaz de canalizar dichas energías, permitir que fluyan y saber obtener la información que estas tienen para darle.

Además de eso, para despertar el don de la videncia, debes meditar, tener control sobre tu cuerpo y tu mente, aprender a estar en calma. Solo así, la energía fluirá a través de ti y del Universo, sin ningún tipo de obstáculo ni distracción. Recuerda que para las verdaderas videntes lo más importante es ayudar a todo aquel que lo necesite. 

Cada persona que acude a ti en busca de respuestas que le ayuden a solucionar sus problemas, a sanar su alma, a sentirse bien, estará vertiendo en ti su confianza, así que no debes defraudarlo. Antes de ofrecer tus servicios como vidente, no solo debes estar segura de serlo, sino que también deber practicar tus habilidades, desarrollar tu Don.

Deja un comentario